¿Por qué es tan peligroso caminar en una de las ciudades más seguras de México?

Tengo 30 años, no tengo coche y me gusta llegar a mis destinos a pie o en bicicleta. 

Pero, ¿estaré en lo correcto?, ¿caminar es seguro en mi ciudad?, ¿la ciudad está diseñada para caminar?, la respuesta es evidente: no. La ciudad es un monstruo y está regida por la ley del más fuerte: el coche.

Por otro lado hace semanas la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana que realiza el (INEGI) dio a conocer que Saltillo es una de las capitales más seguras para vivir en México; dicha “percepción” contrasta con los datos que coloca a esta ciudad como uno de los municipios del país más inseguros para los peatones y ciclistas. 

Sí, caminar es un peligro. Saltillo se ha convertido en una de las ciudades más peligrosas para los peatones, tan solo en 2022 se han registrado 9 muertes por atropellamiento. Por lo que andar en bicicleta o tan solo caminar en nuestra ciudad es un acto de valentía. La capital coahuilense se colocó en el puesto número 9 con más personas atropelladas fatalmente en el 2021 de acuerdo con el monitoreo de la asociación Ni Una Muerte Vial

Ante estas cifras decidí investigar, preguntar y sobre todo caminar para conocer la opinión de los que a diario recorren la ciudad con sus pies y así entender ¿por qué es tan peligroso caminar en una de las ciudades más seguras de México? Quédate y descubrelo en esta caminata por la ciudad. 

Seguir leyendo «¿Por qué es tan peligroso caminar en una de las ciudades más seguras de México?»

Jorge, el cocinero que aprendió reglas de vida en su bicicleta

Por las tardes el Centro de la ciudad de Saltillo se convierte en un caos. 

Personas llenan y recorren las tiendas del primer cuadro del Centro Histórico; ocupan, calles y banquetas; y automovilistas y transporte público avanzan a vuelta de rueda, hay pocos lugares de estacionamiento para tantos vehículos y coches en doble fila, esos automovilistas dicen que van al Seven o al banco: «No me tardo nada, jefe», le dice al policía de Tránsito en la calle de Victoria. 

Veo el caos todos los días a la misma hora, pero también veo a un hombre que alerta y en calma llega por la calle de Juárez montado en bicicleta a su trabajo. 

Es cocinero de la Huérfana, un bar de cerveza artesanal que ha tenido múltiples reconocimientos a nivel mundial por la creación de sus chelas. 

Seguir leyendo «Jorge, el cocinero que aprendió reglas de vida en su bicicleta»

¡Extra, extra! Voceador se gana la vida en su bicicleta

El domingo es el día ideal para ir al mercado. Hay uno en la colonia Teresitas que se pone alrededor de la iglesia y plaza pública. Pero es sábado, la afluencia de los marchantes es menor y no hay misa en punto de las 12 del mediodía.

En cambio, sí el pregonar de un hombre con lentes de ciclista y periódicos en la caja de reja de plástico adecuada al parte trasera de su bicicleta. Quien reproduce en su bocina (que también trae en su caja) los encabezados de las noticias más relevantes del día:

Seguir leyendo «¡Extra, extra! Voceador se gana la vida en su bicicleta»

La universitaria que aprendió independencia en su bicicleta

El sol se ha ocultado y sólo se ven las luces de los autos entre la oscuridad. Sofocan el sonido de los grillos con su rugido de motores y bocinas que exigen se abra camino ante ellos. 

Nazul me dijo que pasaría por aquí. Viene en Bici y quiero una postal de su paso entre el tráfico, estrés y exigencias de los coches.

Por aquí pasan camiones del transporte urbano repletos de estudiantes, trabajadores y personas que siguen su rumbo, otros humanos regresan solos en un mueble de más de media tonelada con las bocinas o clima a todo nivel; sino van a vuelta de rueda por el congestionamiento muchos exceden los límites de velocidad y lanzan gritos e improperios con las ventanas arriba. Llenan los tres carriles de una de las arterias más importantes de Saltillo. 

No veo a Nazul, pero si a una ciclista que sube el puente. 

Seguir leyendo «La universitaria que aprendió independencia en su bicicleta»

El soldador que medita sobre su bicicleta

Han pasado días que a la misma hora y en el mismo lugar me encuentro al mismo hombre. Viste una bicicleta negra, casco amarillo y guantes oscuros. A diario lo saludó solo con el movimiento de mi cabeza, el responde de la misma manera. Pero, el 14 de marzo todo cambió, decidí alcanzar y detener a ese ciclista. Se identificó cómo Eladio Moncada Hernández, no le pregunte su edad pero es un hombre al que cualquier niño le diría señor.

Seguir leyendo «El soldador que medita sobre su bicicleta»

El niño que descubrió: ser feliz es andar sobre ruedas y cuidar el planeta 

Las calles se han convertido en su pista. Ahí puede recorrer de sur a norte y viceversa la ruta recreativa; rebasa ciclistas, patinadores y corredores de subidita con su bicicleta o patines. Su nombre es Ismael, tiene 9 años y descubrió que andar sobre ruedas lo hace feliz y ayuda al medio ambiente.

Seguir leyendo «El niño que descubrió: ser feliz es andar sobre ruedas y cuidar el planeta «

Cómo superar la frustración: por Brandon, un ciclista de 10 años

Aprender a andar en bicicleta puede convertirse en un reto frustrante de superar para muchos. La mayoría lo aprendemos de la manera tradicional. Aún recuerdo como mi hermano corría detrás de mí mientras yo pedaleaba y sentía el viento en el rostro hasta el momento en que me soltó y me dejó el control y la misión de tener un punto de equilibrio a mi. 

Cuando lo logras se convierte en un hecho de entera satisfacción, pero cuando no: el suelo te recibe entre tierra y piedras y tu cuerpo termina lleno de raspones, moretones, miedo para volver a intentarlo y una extraña sensación de frustración. A Brandon R. A., le pasó la segunda. Tiene 10 años y ahora es un ciclista que busca convertir la bicicleta en su trasporte.

Seguir leyendo «Cómo superar la frustración: por Brandon, un ciclista de 10 años»