Más de 50 años juntos en el rancho Hipólito

Héctor lleva en su triciclo las herramientas de trabajo como la escoba y la pala con las que junta la basura en la plaza del ejido Hipólito, municipio de Ramos Arizpe. Tiene más de 80 años y vive con su esposa que sufrió una embolia y perdió el habla y la capacidad de moverse por su cuenta. 

Seguir leyendo «Más de 50 años juntos en el rancho Hipólito»

La bici me da fuerza a los 65 años

Ramón Sosa Izquierdo llega en bicicleta a la marcha por un transporte público digno, en rechazo al aumento de las tarifas en Saltillo. Se baja de la bici para caminar junto a los jóvenes estudiantes, adultos mayores, amas de casa y trabajadoras que toman un carril de los principales bulevares de la ciudad: Venustiano Carranza y Francisco Coss hasta la Presidencia municipal. Ramón tiene 65 años y está pensionado después de haber peregrinado de trabajo en trabajo hasta que encontró una plaza de intendencia en una oficina del Gobierno de Coahuila en la que duró 10 años. 

Seguir leyendo «La bici me da fuerza a los 65 años»

Cinco adolescentes se liberan de sus problemas saliendo en bicicleta

En la calle, la amistad ocurre. Y la rebeldía del espíritu adolescente encuentra su libertad. Porque la vagancia es salud, como dice el artista Gibrán Turón. Aunque el escenario es hostil, los jóvenes conquistan una ciudad hecha pedazos bajo el calorón del verano. “Nos ven como vagos, pero es un estilo de vida”, responde Yael, estudiante, trabajador y ciclista de 15 años. Él, Yahir, Jesús Alberto, Miguel Jared y Roberto pedalean por la lateral del periférico Luis Echeverría Álvarez y sus problemas se pierden en alguna fisura del pavimento, mientras el sudor brota al igual que las risas y la certeza de que pueden llegar en bici a cualquier lado.

Seguir leyendo «Cinco adolescentes se liberan de sus problemas saliendo en bicicleta»

Jorge, el cocinero que aprendió reglas de vida en su bicicleta

Por las tardes el Centro de la ciudad de Saltillo se convierte en un caos. 

Personas llenan y recorren las tiendas del primer cuadro del Centro Histórico; ocupan, calles y banquetas; y automovilistas y transporte público avanzan a vuelta de rueda, hay pocos lugares de estacionamiento para tantos vehículos y coches en doble fila, esos automovilistas dicen que van al Seven o al banco: «No me tardo nada, jefe», le dice al policía de Tránsito en la calle de Victoria. 

Veo el caos todos los días a la misma hora, pero también veo a un hombre que alerta y en calma llega por la calle de Juárez montado en bicicleta a su trabajo. 

Es cocinero de la Huérfana, un bar de cerveza artesanal que ha tenido múltiples reconocimientos a nivel mundial por la creación de sus chelas. 

Seguir leyendo «Jorge, el cocinero que aprendió reglas de vida en su bicicleta»

¡Extra, extra! Voceador se gana la vida en su bicicleta

El domingo es el día ideal para ir al mercado. Hay uno en la colonia Teresitas que se pone alrededor de la iglesia y plaza pública. Pero es sábado, la afluencia de los marchantes es menor y no hay misa en punto de las 12 del mediodía.

En cambio, sí el pregonar de un hombre con lentes de ciclista y periódicos en la caja de reja de plástico adecuada al parte trasera de su bicicleta. Quien reproduce en su bocina (que también trae en su caja) los encabezados de las noticias más relevantes del día:

Seguir leyendo «¡Extra, extra! Voceador se gana la vida en su bicicleta»

La estilista canina que venció el miedo a emprender y rodar en Saltillo

Una caricia es caligrafía sobre el cuero. La mano que pasa por el cabello deja un mensaje y poco a poco el perro que llega inquieto a la estética se relaja entre los brazos de Imelda Rodríguez, la estilista canina de 27 años. En ocasiones, el perro gruñe, se zangolotea y lanza una mordida como diciendo “estoy nervioso, he sufrido y no confío en los humanos”. Imelda intuye el significado de ese lenguaje extraño y sabe que no tiene que forzar al perrito. Vencer el miedo o superar un trauma requiere tiempo y “a pesar de que pasan por muchas cosas, si tú les das amor, ellos te agarran confianza y otra vez vuelven a confiar en la gente”.

Seguir leyendo «La estilista canina que venció el miedo a emprender y rodar en Saltillo»

La universitaria que aprendió independencia en su bicicleta

El sol se ha ocultado y sólo se ven las luces de los autos entre la oscuridad. Sofocan el sonido de los grillos con su rugido de motores y bocinas que exigen se abra camino ante ellos. 

Nazul me dijo que pasaría por aquí. Viene en Bici y quiero una postal de su paso entre el tráfico, estrés y exigencias de los coches.

Por aquí pasan camiones del transporte urbano repletos de estudiantes, trabajadores y personas que siguen su rumbo, otros humanos regresan solos en un mueble de más de media tonelada con las bocinas o clima a todo nivel; sino van a vuelta de rueda por el congestionamiento muchos exceden los límites de velocidad y lanzan gritos e improperios con las ventanas arriba. Llenan los tres carriles de una de las arterias más importantes de Saltillo. 

No veo a Nazul, pero si a una ciclista que sube el puente. 

Seguir leyendo «La universitaria que aprendió independencia en su bicicleta»

Alfredo, el guardián del nido de los Dragones del Norte

Alfredo aprendió el oficio del fuego y forjó su primera bici a los 14 años cuando trabajaba en un taller de soldadura en Gómez Palacio, Durango, por la mañana, y por la tarde volvía a cruzar el lecho seco del río Nazas para regresar a su natal Torreón y estudiar la secundaria. Al principio utilizaba cuatro camiones: dos de ida y dos de retache. Hasta que un día la chispa del espíritu adolescente le regresó la vida a unos fierros viejos que todavía conservaban el alma de bicicleta. Se trepó sobre su creación de dos ruedas. Y llegó más rápido que las enormes latas verdiblancas que antes abordaba. 

Seguir leyendo «Alfredo, el guardián del nido de los Dragones del Norte»

La niña que soñaba con una bicicleta y de adulta formó una familia y un grupo femenil de ciclismo

Leslie tenía siete años cuando le pidió una bicicleta a Santa Claus, pero recibió una Barbie esa Navidad, y la siguiente también y así se fueron acumulando las muñecas. Pero no se quedó con las ganas de moverse sola en dos ruedas: cada año viajaba de Saltillo a Charcas, el pueblo donde nació su madre en San Luis Potosí, y rentaba una bici. Esas eran sus aventuras de la infancia.

Seguir leyendo «La niña que soñaba con una bicicleta y de adulta formó una familia y un grupo femenil de ciclismo»

El soldador que medita sobre su bicicleta

Han pasado días que a la misma hora y en el mismo lugar me encuentro al mismo hombre. Viste una bicicleta negra, casco amarillo y guantes oscuros. A diario lo saludó solo con el movimiento de mi cabeza, el responde de la misma manera. Pero, el 14 de marzo todo cambió, decidí alcanzar y detener a ese ciclista. Se identificó cómo Eladio Moncada Hernández, no le pregunte su edad pero es un hombre al que cualquier niño le diría señor.

Seguir leyendo «El soldador que medita sobre su bicicleta»